¿Cómo preparar una tortilla de huevo perfecta?

La tortilla de huevo, también llamada huevo en tortilla; es un plato elaborado a base de huevo y harina de maíz; que se caracteriza por su color dorado, su forma redonda y su textura esponjosa. Te invitamos a que aprendas a preparar este delicioso platillo e introducirle más variedad a tus desayunos.

La tortilla de huevo la puedes comer sola o acompañada de una inimaginable cantidad de ingredientes. Al final del artículo, podrás encontrar dos sencillas pero deliciosas recetas, con tortilla de huevo.

Son muy fáciles de preparar; se requiere de unos pocos minutos. Es por ello que te recomendamos incluirlas entre tus recetas del día a día. Te aseguramos que tu paladar y el de tu familia, lo agradecerán.

Ingredientes para preparar una tortilla de huevo:

2 huevos frescos

1 cucharada colmada de harina de maíz

2 pizcas de sal

1 pizca de polvo para hornear

1 cucharada de leche

1 cucharada de aceite o mantequilla

Antes de comenzar te recomendamos buscar una sartén de hierro colado o antiadherente, para cocinar en ella la tortilla de huevo.También te recomendamos que sea de diámetro amplio; unos 25 centímetros, para que quede delgada; aunque no es indispensable que sea de ese diámetro exacto.

huevo en tortilla

Cómo preparar tu tortilla de huevo

  1. Coloca los huevos en una vasija y bátelos con ayuda de un tenedor
  2. Poco a poco ve incorporando la harina, el polvo para hornear, la sal y la leche, tratando de evitar que se formen grumos.
  3. Después bate la mezcla enérgicamente hasta que quede homogénea.
  4. Coloca el sartén a fuego medio y úntalo por completo con aceite o mantequilla; elige el ingrediente según tu preferencia.
  5. Cuando el sartén esté caliente, toma la vasija con la mezcla en una mano y el sartén en otra; vierte la mezcla y muévelo, para que la tortilla quede esparcida sobre la base de todo el sartén.
  6. Pon el fuego en bajo para permitir que la tortilla se cocine bien por dentro.
  7. Cuando el borde esté dorado, significa que es momento de voltearla con ayuda de una espátula. Ingresa la espátula por uno de los bordes dorados, el cual puede estar un poco adherido al sartén; pero ten en cuenta que una vez pases la espátula por debajo, la tortilla de huevo debe está despegada del sartén.
  8. Déjala cocinar el otro lado.
  9. Ya tienes una deliciosa tortilla de huevo para tu desayuno. Su sabor es tan agradable, que puedes comértela sola; sírvela sobre un plato junto con un tenedor o si tienes niños, puedes enrollarla para que la cojan con los dedos.

¡Eso es todo! Prepárate para disfrutar esta receta.

Dos sencillas variaciones de la tortilla de huevo

Cómo preparar tortilla de huevo, con queso

Lo que debes hacer antes de iniciar, es elegir la variedad de queso que más te gusta. Si no te has decidido, te recomendamos los quesos maduros; siempre y cuando, tu paladar esté acostumbrado a consumir dichos quesos. De lo contrario elige entre: queso holandés, queso doble crema, queso sabana, queso mozzarella o campesino. Puede ser rayado o en tajadas.

Comienza a preparar la tortilla. Una vez tengas un lado cocinado, la volteas sobre el sartén y en ese instante, añades sobre ella el queso rayado o en tajadas. Doblas la mitad de la tortilla de huevo sobre la otra mitad, y espera a que se cocine por ese lado. Luego la cocinas por el otro lado.

¡Voalá! ¡Pruébalo! Es una combinación deliciosa.

Cómo preparar tortillas de huevo con jamón y queso

Los pasos para preparar la tortilla de huevo con jamón y queso; son iguales a los de la tortilla de queso; la diferencia es que, en este caso, debes tener listo además del queso, el jamón de tu preferencia; tenlo picado en cuadros pequeños o en tajadas delgadas.

Una variación que puedes hacer para cambiar la presentación del plato, es hacerlo con dos tortillas de huevo. Para ello retiras una tortilla a medio cocinar y pones la otra en el sartén. Apenas esté un lado de la segunda, le das la vuelta, colocas sobre ella el jamón y el queso, y los cubres con el lado cocido de la primera. Cuando la parte de abajo esté cocinada, con mucho cuidado le das la vuelta al sándwich de tortilla, para que se cocine la parte cruda que estaba encima.

Ahí tienes una deliciosa tortilla de huevo con jamón y queso. ¡Disfrútala!


Deseo volver a la siguiente página:

Deja un comentario